Nuevo Post de Kriya Arte de la Paz - México

Hace tiempo escuche a Swami Sarveshwarananda Giri sobre una historia de un estudiante que le preguntaba a su maestro algo así: ¿Maestro cambia algo cuando se llega a la iluminación? El maestro le responde “No, realmente, aún sigues lavando tu ropa”. Todos los presentes en la clase soltamos la risa, no creo que entendiéramos realmente el mensaje, pero al leer la historia de Yogananda y su gurú me aclara esta anécdota. (Claudia estudiante de Kriya Yoga El Arte de la Paz) “Señor, estoy meditando”, contesté en todo de protesta. “Ya sé que estás meditando” -dijo el Maestro en voz alta-; “con la mente conturbada como las hojas bajo el vendaval; ven acá”. “Pobre muchacho, las montañas no pueden darte lo que tú quieres”. “El deseo de tu alma será cumplido”. Entonces él me golpeó ligeramente, un poco arriba del corazón. Mi cuerpo se inmovilizó completamente, como si hubiese echado raíces; el aliento salió de mis pulmones como si un pesado imán me lo extrajese. El alma y el cuerpo cortaron inmediatamente sus ligaduras físicas y un chorro fluido de luz salía de mí por cada poro. Mi carne estaba como muerta y sin embargo, en mi intensa lucidez me di cuenta de que nunca antes había estado tan vivo como aquel instante. Mi sentido de identidad no estaba ya confinado a mi cuerpo, sino que abarcaba todos los átomos circundantes. Mi visión había cambiado todos los objetos dentro del radio panorámico visual temblaban y vibraban como si fueran películas de cine. La luz alternaba materializaciones de forma; y estas metamorfosis revelaban la ley de causa y efecto de la creación. Un mar de gozo cayó sobre las riberas sin fin de mi alma, entonces comprendí que el espíritu de Dios es inagotable Felicidad. Todo el cosmos, saturado de luz como una ciudad vista a lo lejos en la noche, fulgía en la infinitud de mi ser. Escuché resonar la creativa voz de Dios como “AUM”, la vibración del Motor Cósmico. De repente el aliento volvió a mis pulmones, Con desilusión casi insufrible, me di cuenta de que mi infinita inmensidad se había perdido. Una vez más estuve confinado a la humillante limitación de una caja corporal, no tan cómoda como el Espíritu. Mi gurú seguía inmóvil delante de mí y me dijo, lleno de calma y sin presunción: “No debes embriagarte con el éxtasis. Mucho trabajo hay para ti en el mundo todavía. Ven, vamos a barrer el piso del balcón; luego caminaremos por el Ganges”. (Paramahansa Yogananda – Autobiografía de un yogui pág. 94-95) 🙏𝗣𝗥Ó𝗫𝗜𝗠𝗢 𝗣𝗥𝗢𝗚𝗥𝗔𝗠𝗔 𝗞𝗥𝗜𝗬𝗔 𝗬𝗢𝗚𝗔 𝗘𝗡 𝗠É𝗫𝗜𝗖𝗢 En Junio de 2020 Viviremos el siguiente programa de KRIYA YOGA en CDMX y Guadalajara, dentro del programa en ambas ciudades, son Talleres e Iniciación de Kriya Yoga,y en la ciudad de Guadalajara viviremos nuestro segundo retiro Kriya Yoga. Si deseas que te proporcionemos más información solo sigue el enlace y te daremos la información por Messenger. http://bit.ly/KYMX2020

Comentarios

Entradas populares